EL USO DEL TFCD

Un tema siempre polémico es el uso del llamado tfcd en fotografía. Este formato surgió ante la necesidad de practicar para poder aprender y convertirte en profesional, tanto fotógrafos como modelos, maquilladores, peluqueros, modistas, etc...

Tras este período de aprendizaje surgirian las denominadas colaboraciones, en las que puntualmente ninguna de las partes cobraría a cambio de que todos saquen un beneficio en algún proyecto diferente para todos.

El problema surge en el abuso que se hace del tfcd, llegando a confundirlo con el "todo gratis". Fotógrafos que se acostumbran a no pagar nunca a las chicas y llegan a hacer talleres con este formato. Chicas que quieren books para agencia sin pagar, tiendas o empresas que hacen catálogos también así, reportajes de "bbc" o de falleras o para trabajar, en los que ya se recurre a quererlo en este formato y eso hace que mucha gente profesional haya visto bajar su negocio e incluso dejarlo.

No es malo que haya personas que tengan este mundo como afición y totalmente inevitable, el problema es en qué punto  y a que debes decir que no a un tfcd. Es muy complicado y todas las partes se ven afectadas en un momento u otro, llegando al punto de estar todos enfadados con todos y más en época de crisis.

Un tema difícil de resolver en un mundo en que se vive de la imagen y que sufre la pérdida de los valores fundamentales con un gran aumento del materialismo y el individualismo ¿ideas? ¿soluciones? ¿quien tendrá el método para poner el cascabel al gato en un país en el que casi todo vale? Vemos como se va desvirtuando esta profesión sin poder hacer gran cosa por evitarlo.

 

MAMEN RODRIGUEZ SUAREZ

©PHOTOGLAM 2016